lunes, 27 de octubre de 2014

¿Porque hubo guerrilla en Guerrero?


Lucio Cabañas
Durante la década de los 60 se escenificaron en México episodios violentos de lucha armada. El inicio de estos hechos sangrientos en 1967, no son, sino consecuencia de un largo periodo de gestación, el cultivo sistemático de la opresión, la corrupción, el asesinato y el despojo por parte de grupos caciquiles enquistados en el poder político y económico; y un Gobierno dispuesto a toda costa a seguir manteniendo el control total mediante el uso de la fuerza.

Lucio  Cabañas, un maestro problemático.

En 1963, Lucio Cabañas se recibe como maestro rural y es turnado a Mexcaltepec,  en el municipio de Atoyac, tan pronto como llega apoya las demandas de los campesinos. Por este motivo le informan, el 12 de diciembre de 1965, que su plaza ha sido cambiada al Estado de Durango. La escuela es tomada durante doce meses por los padres de familia en protesta por el cambio, en Durango Lucio Cabañas prosigue con su actividad de apoyo campesino, cosa  que lo malquista con el Gobierno.
En Guerrero, el surgimiento de la lucha armada y la guerrilla, no es consecuencia del hambre ni la pobreza, el levantamiento se da ante las constantes represiones de Estado, que se sienten urgidos a frenar las demandas campesinas, que al dejar de ser agrarista, moderniza sus demandas, intentando lograr el control del proceso productivo y la retención del excedente que este genera.

Los caciques en México.

En aquella época y en pasadas, el poder caciquil ha usado la fuerza bruta en el país, pero en Guerrero se ha rebasado los límites, el uso excesivo  e innecesario de la fuerza atizan el caldero de la rebelión.
Cuando las organizaciones sociales tuvieron en la mira el poder político, el Estado eligió la guerra fría y el pretexto de la seguridad nacional para descalificar toda propuesta de cambio social. Maniató el derecho de opinión y de asociación; persiguió la lucha democrática y el liderazgo social, quienes eran señalados de subversivos y agitadores, fueron perseguidos, muertos o encarcelados. Ante un estado de represión salvaje, se convierte cada hogar de Guerrero en cuna potencial de la guerrilla.
El ejército estaba al servicio de las clases privilegiadas, persiguiendo sistemáticamente toda manifestación de protesta, los cateos eran el pan de cada día, la justicia estaba exiliada del Estado de Guerrero y la policía sin regla de ningún tipo, encarcelaba y ejecutaba a quienes consideraban enemigos del Estado. Octaviano Santiago lo manifiesta  así: “las luchas armadas en Guerrero en los años sesentas no surgieron por la miseria y el estado de cosas insoportables, sino por la intolerancia, el autoritarismo gubernamental".

Masacre en Acapulco.

El 20 de agosto de 1967 se escenifica la masacre de copreros, en Acapulco. El cocotero, valioso como el petróleo, es motivo de constante pugna entre grupos que intentaban hacerse del control de la Unión de Productores de Copra.
El gobernador Abarca Alarcón decide respaldar a la dirigencia, dotando de armas a un grupo de sicarios que dispararon contra más de 800 copreros que intentaron entrar por la fuerza; junto al edificio de la Unión de Productores de Copra, el 20 de agosto de 1967, mueren 42 personas y centenares de personas son atendidas en hospitales o huyen a sus lugares de origen a atenderse de sus lesiones.

Guerrilleros y la represión del Estado.

En abril de 1967 se desencadenan acontecimientos que culminan con la huida, la clandestinidad y la vía armada por parte de  Lucio Cabañas. El maestro Alberto Martínez Santiago es reubicado en Coyuca de Benítez, los padres de familia protestan y se organizan al no ser atendida su demanda; se trataba de  un conflicto sencillo y sin trascendencia. El director de educación y el subprocurador de justicia del Estado dialogan con Lucio Cabañas y se comprometen a resolver el caso.
Al no haber solución en los días siguientes, se convoca a un mitin en la plaza de Atoyac, la fecha es el 18 de mayo de 1967; ante esta convocatoria se genera una gran tensión. El Gobierno envía, agentes policiacos armados con la orden de recuperar la instalación de la escuela, solicitan al presidente municipal, Manuel García Cabañas, que cumpla con las instrucciones, al negarse este, la policía se reúne con personas que no simpatizaban con el movimiento.
Más de 2 mil quinientas  personas asistieron al mitin, la policía del Estado, al no poder impedir la manifestación, dispara desde azoteas y casas aledañas, dándose una masacre innecesaria, consecuencia del uso salvaje de la fuerza. Contrariamente, el ejército contuvo la llegada de los refuerzos policiacos, impidiendo con esto se consumara un crimen de  mayor dimensión.

El ejército de los pobres.

Ante los indignantes acontecimientos, donde incluso el ejército toma partido a favor de los habitantes de Atoyac, Lucio cabañas se sumerge en la clandestinidad y se dedica a organizar y promover el Partido de los Pobres, la Brigada Campesina de Ajusticiamiento y la guerrilla. Sólo y su alma, se vale de un volante para llamar al pueblo a unirse a su causa: ‘El Huarachudo. Voz de los pobres. Es el nombre que tenía el panfleto.


Leer más...

sábado, 25 de octubre de 2014

LA VERDADERA HISTORIA DE VICENTE GUERRERO.

Empezaremos  con la historia de este noble patriota suriano, diciendo que en los momento de mayor crisis del movimiento independentista de México, él mantuvo viva la llama de la independencia, el evitó, que se apagara  la esperanza de librarse del yugo español. Un hombre valiente de  excelentes dotes para la guerra, un hombre humilde que deja las relativas comodidades  de su posición  para iniciar la implacable aventura de la independencia.
Los aristócratas oligarcas, como Anastasio Bustamente, que nunca  le perdonaron  que un hombre de su tez, de su origen ostentara el poder nacional.

Antes de empezar en el tema histórico,  miremos las imágenes y retratos de Vicente Guerrero, observemos con atención y, nos daremos cuenta que  en todos los retratos el héroe siempre  mantiene el brazo  derecho  flexionado en un ángulo de 90 grados, no es un actitud melómana,   al estilo de Napoleón; Vicente Guerrero fue herido en múltiples batallas, una de estas lesiones mal curadas le solda    la articulación del codo, no podía flexionarlo, tenía unido los huesos del codo, como lo demuestra cuando fueron exhumados los restos  del héroe  de la independencia, sus huesos, el húmero,  el cúbito y el radio, estaban soldados; las heridas de guerra le dejaron el brazo inmóvil para siempre. Vicente Guerrero, muere un 14  de febrero, el mercantilismo de la fecha opaca totalmente  la fecha luctuosa.

La figura de Vicente Guerrero, su participación en la independencia de México, su valentía militar y su propia historia plagada de tragedias. Su padre, convencido realista lo rechaza por sus ideales liberales, el Congreso lo declara imposibilitado para gobernar y su amigo, un marino genovés, Francisco Picaluga lo traiciona entregándolo a sus enemigos, en un juicio sumario es condenado a muerte.

Vicente Guerrero.

El héroe mexicano da el nombre al Estado suriano de México, donde nace un 10 de agosto de 1782 en las montañas, en el pintoresco poblado de Tixtla, en lo que ahora es el Estado de Guerrero; desde muy joven se dedicó al oficio de arriero, el oficio familiar que les proporcionaba una cómoda y próspera posición. Un mulato alto y fuerte, un  rústico arriero que conocía como la palma de su mano los caminos del sur.
Esta prosperidad, la relación de su tío Diego Guerrero con la milicia española, permiten a Vicente Guerrero una educación informal  para su época a través de profesores particulares. Aunque sus detractores aseguran que apenas leía y escribía.

Guerrero en la lucha de independencia.

En Tecpan, región costera del Estado de Guerrero, es testigo del arribo de Morelos, se une al movimiento armado, comenzando su carrera militar a las órdenes de Hermenegildo Galeana en 1810.
Pronto Guerrero se distingue por su valentía y tesón en el combate, es excelente estratega en el arte de la guerra, y profiere derrotas importantes a los realistas. A la muerte de José María Morelos, en diciembre de 1815, la mayoría de los jefes insurgentes ven comprometido el movimiento armado y deciden retirarse de la lucha; sólo Vicente Guerrero, en el Sur, mantiene encendida la llama de la libertad del pueblo mexicano, en un periodo llamado de Resistencia.

Guerrero Rechaza el indulto.

Juan José Ruiz de Apodaca y Eliza Gastón de Iriarte López de Letona y Lasquetti, penúltimo virrey, conocido por la historia como Juan de Apodaca, en un intento por contener el movimiento, decide conceder el indulto a quienes se retiren de la lucha armada, muchos jefes independentistas deciden acogerse al indulto, nuevamente Guerrero, impertérrito y leal a sus ideales hace caso omiso al ofrecimiento.

Juan de Apodaca envía a Pedro Guerrero a convencerlo de que depusiera las armas; su padre recurre al chantaje, llorando ruega a su hijo, a lo que el general insurgente repone llamando a sus hombres: "Señores, este es mi padre, ha venido a ofrecerme el perdón de los españoles y un trabajo como general español. Yo siempre lo he respetado, pero la patria es primero". En la actualidad el lema: “La patria es primero", es el lema del estado de Guerrero.

Consumación de la independencia.

Agustín Cosme Damián de Iturbide y Arámburu, intrigante y traidor, logra que lo nombren comandante general del Sur, supuestamente para marchar contra Guerrero; jugando un doble papel, entendido del carácter noble e idealista del héroe insurgente, le envía un mensaje donde trasmite sus sentimientos amistosos a la causa. Guerrero responde sin dejar lugar a dudas, que no escucharía más propuestas que las que condujeran a la liberación nacional del yugo español; a su vez, engaña al virrey, enviándole un mensaje, donde informa que Guerrero se ha puesto a sus órdenes.

Iturbide no tuvo que esforzarse para convencer a Guerrero, de algo que ya estaba convencido, de la necesidad de consumar la independencia. En Iguala, ya como primer jefe del ejército Trigarante, jura ante Dios y su espada hacer la independencia; generosamente Guerrero pasa a segundo plano

Primer Emperador.

Finalmente, el 27 de septiembre de 1821, el ejército Trigarante entra en la Ciudad de México con Iturbide al frente y, el 25 de febrero comienza la actividad del congreso constituyente del imperio mexicano. Guerrero es nombrado Gran Cruz de la Orden de Guadalupe y general del Ejército Imperial.  Iturbide toma la decisión de disolver  el congreso, Guerrero  desconoce a Iturbide y huye de la ciudad de México con Nicolás Bravo, se unen al Plan de Veracruz promulgado por el nefasto Antonio López de Santa Anna, a la caída del imperio, Guadalupe Victoria asume el cargo de primer presidente de México.

La muerte de Vicente Guerrero.

Con el apoyo de las logias masónicas del Rito de York,  logia a la que pertenecía  Joel Roberts Poinsett, ministro estadounidense que claramente fue de nefasta influencia para el patriota suriano, Vicente Guerrero se postula a la presidencia de la república en sustitución de Guadalupe Victoria, primer presidente de México, de acuerdo a la Constitución de ese tiempo, los 36  representantes de  las legislaturas estatales y no el voto popular eran, quienes elegían al presidente.

Vicente Guerrero contaba con gran apoyo de la clase media y baja, era muy querido  entre los pobres, igualmente personajes de la clase alta lo consideraban el representante de los ideales liberales, su contrincante era Manuel Gómez Pedraza, un escocés, plenamente identificado con  los intereses de la aristocracia y la oligarquía.
Los congresos estatales eligieron al general Manuel Gómez Pedraza, 11 votos contra 9 de Vicente Guerrero, ocasionando el descontento popular;  las protestas y los motines lo conducen a la renuncia; el Congreso designa como presidente al general Vicente Guerrero, tomando posesión el  primero de abril de 1829.

Guerrero presidente.

Durante su gobierno, del primero de abril al 17 de diciembre de 1829, enfrenta una gran oposición. Los estados de la república no estuvieron de acuerdo con las políticas fiscales y en septiembre hubo un intento de la armada española de reconquistar México, al mando del brigadier Isidro Barradas, derrotado en Tampico por los generales Antonio López de Santa Anna y Manuel de Mier y Terán.

Guerrero Inhabilitado.

Muchos enemigos ha ganado Guerrero. Anastasio Bustamante promueve que sea deshabitado como presidente; Antonio Pacheco Leal, miembro del Senado, presenta a la cámara una propuesta para declarar a Guerrero moralmente incapacitado para gobernar la república, lo dice el acta respectiva, que quedó de primera lectura el día 7 de enero, la segunda lectura fue el día 9; el 11 de enero recibió la Cámara un documento, fechado el 3 de enero en Tixtla, donde Vicente Guerrero da cuenta de su conducta en los últimos acontecimientos públicos y su retirada al lugar de su nacimiento.

"Allí permaneceré hasta que la voluntad nacional no interrumpa mi sosiego”. Al héroe suriano, no le había parecido permanecer con un ejército: “que se diría lo comprometía a obrar por defender mi causa propia. Yo no conozco más causa que defender la libertad de mi Patria, que la soberanía de los Estados y el respeto a las instituciones juradas solemnemente; para sostener estos principios, desenvainé mi espada, prescindiré de lo más caro y acabaré con mi existencia”.

Al retirarse Guerrero sin renunciar a la Presidencia de México, el primero de enero de 1830, Anastasio Bustamente  es ungido como presidente de México, sin embargo, al  no existir renuncia, Vicente Guerrero, era el presidente legal, cuidando las formas, Anastasio Bustamente asume el poder de México como vicepresidente. Hombre acostumbrado al cálculo político, recurre  a la constitución, que en uno de sus artículos dice,  que en el vicepresidente recaerían  todas las facultades del presidente  de la República  si este se encuentra imposibilitado física  o moralmente; con esta argucia en mente se instiga al congreso para que decrete a Vicente Guerrero imposibilitado moralmente para gobernar. Aún en aquella   época el escándalo fue mayúsculo,  personajes como Andrés Quintana Roo, dijeron  que era una aberración, que el congreso deliberara y dictaminara  que  Vicente Guerrero padecía de sus facultades mentales sin tener a la mano ningún dictamen médico

Guerrero traicionado.

El presidente Anastasio Bustamante,  conociendo de la amistad del general Vicente Guerrero con Francisco Picaluga, un marino genovés que tenía en aguas mexicanas un bergantín: el Colombo, el cual había prestado servicios a los revolucionarios; manda un enviado para que se pusiera en contacto con este, ofreciéndole 50 mil pesos por vender a su amigo, el general Vicente Guerrero.
El traidor Picaluga lo invita a una comida en el navío, una vez a bordo, se levantan anclas, es apresado y llevado inmediatamente a costas de Oaxaca, en las ahora,  paradisiacas playas de Huatulco, donde también se encontraba un pequeño transporte colombiano, el Francisco Guayaquil. Fue entregado a oficiales de IV regimiento: el capitán Miguel González, el teniente Fuentes, el alférez Maciel. Tras un juicio sumario, presidiendo el consejo de guerra el Coronel Vicente Canalizo, que posteriormente llegaría a presidente de la república, condena a Vicente Guerrero a morir fusilado el 14 de febrero de 1831.

La justicia genovés.

Al consumarse el proditorio crimen, sintiéndose inseguro en tierras mexicanas, el marino genovés con su Colombo parte de regresa a su patria, donde su colaboración a la traición lo condujeron ante los tribunales de su país, siendo condenado a muerte y, a la pérdida de su bienes, los cuales enajenados, el juez ordenó se trasladaran a la familia de Vicente Guerrero, representada por su viuda y su hija, Guadalupe Hernández y Dolores Guerrero.

La resolución les fue notificada oficialmente por las autoridades genovesas, la familia de Vicente Guerrero Respondió que nada quería, nada pedía y nada recibiría; puesto que nada en la tierra les devolvería la irreparable pérdida del jefe de su familia; el General don Vicente Guerrero, y que Picaluga estaba perdonado.


Un nieto de Vicente Riva Palacio, hijo de Dolores Guerrero y Mariano Riva Palacio, el abogado defensor de Maximiliano durante su captura en Querétaro, llega a ser una figura importante en México: militar, político y escritor; a los quince años, en la invasión norteamericana, forma parte de una guerrilla en contra de los invasores.
Leer más...

viernes, 24 de octubre de 2014

La guerrilla en México

A inicios de la década de los 70, el Gobierno federal, en persecución de la guerilla, concentra a más de un tercios de los efectivos militares en la zona del Estado de Guerrero, donde la subversión amenazaba con extenderse por todo el país. La sierra guerrerense, era el objetivo de los más 24.000 soldados que el Ejército dispuso para perseguir a Lucio Cabañas que vivía a salto de mata y, cuya captura era prioritaria para las altas esferas del poder político mexicano.
Campos de concentración.
La 27ª Zona Militar, habilita verdaderos campos de concentración en Atoyac, cuna del célebre guerrillero, cientos de detenidos son torturados y arrojados desde helicópteros al mar o lugares inaccesibles.
Nace la FAR.
Para ese entonces, Lucio Cabañas asienta su base de operaciones en el Distrito Federal y viaja a distintos estados de la República para extender la llama subversiva, para esto deja como lugarteniente a Carmelo Cortés Castro, quien fue acusado de radical por el mismo Lucio Cabañas y suspendido del grupo con otros diez elementos que lo siguieron.
Carmelo Cortés promueve la creación de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR).
El 30 de agosto de 1974 es secuestrada Margarita Saad Valenciado por un comando de las FAR. La DFS informa que su hermano Marcos no está dispuesto a cumplir las condiciones para su liberación, margarita Saad es asesinada cruelmente.
Secuestro del senador de la República.
Rubén Figueroa, senador de la República y candidato del PRI a la gubernatura de Guerrero, quería acabar con la guerrilla, después de varios intentos de entrevistarse con el guerrillero, por fin este accede, la comitiva de Figueroa estaba compuesta por su secretaria Gloria Brito, su sobrino Febronio Figueroa y dos tíos de Lucio Cabañas.
El 2 de junio de 1974, la Brigada da a conocer que tiene a Rubén Figueroa bajo las armas del Partido de los Pobres, señala que su misión es llevar al pueblo a una nueva revolución socialista.
El ejército emprende la mayor ofensiva realizada en un país que no se encuentra en estado de guerra, detenciones, bombardeos en helicópteros que destrozan víctimas inocentes.
El rescate se pacta en cincuenta millones de pesos, un peso, en aquel entonces, a la par del dólar, es entregada una primera parte de 25 millones.
Rescate del senador de la República.
Figueroa es liberado por el ejército el 8 de septiembre, en un lugar conocido como la Pascua, al oriente del ejido de El Quemado de la sierra de Atoyac, refugiándose en una casita abandona y habiendo pasado un campesino al que no detienen, este los delata con los militares; quienes guiados por una docena de ex guerrilleros, lograron acercarse sigilosamente hasta cercarlos.
Tras una escaramuza, es rescatado sano y salvo el senador Rubén Figueroa, su secretaria Gloria Brito Pliego y Pascual Cabañas Ocampo, resultando heridos Febronio Díaz Figueroa y Luis Cabañas Ocampo. quien muere cuando era transportado a la ciudad de México en una aeronave habilitada como ambulancia
Muerte de Lucio Cabañas.
El 2 de diciembre de 1974 muere Lucio Cabañas en la región del Otatal; perseguido, acosado encarnizadamente por un Estado que lo buscaba para ejecutarlo; fue capturado vivo, ejecutado y quemado por el ejército. La captura se da cuando J. Isabel Ramos, campesino cafetalero del ejido de Santa Lucía, Tecpan los guiaba por la sierra. Muy de mañana, pidió permiso para ir a su casa. Al llegar allí estaban los soldados y regresó con ellos adonde estaba acampado Lucio.
Consecuencia de los hechos acontecidos hace más de 35 años hubo en México 1.300 personas desaparecidas, 600 de ellas en el Estado de Guerrero, más de 100 con el apellido Cabañas; miles de masacrados y ejecutados, enterrados donde no se les encontró nunca.
En diciembre de 2001, fueron exhumados los restos, presuntamente de Lucio cabañas, del cementerio de Atoyac. Un pariente lejano aseguraba que los militares lo habían enterrado en ese lugar ante la presión de la sociedad civil y familiares, quienes querían tener la certeza de que los restos pertenecían al legendario guerrillero. Se realizó una prueba de ADN, confirmándose que, efectivamente, la osamenta pertenecía a Lucio Cabañas.
Homenaje póstumo
En Atoyac de Álvarez, el 20 de diciembre de 2002, a las cinco de la tarde en el obelisco inconcluso del zócalo municipal; ante autoridades, intelectuales y al menos 500 personas, se rinde homenaje póstumo al dirigente del Partido de los Pobres (PDLP). La urna, que guarda sus restos se cubre con la bandera de México y la bandera del movimiento Aymara de Perú, se coloca justo donde se encontraba un tamarindo desde donde Lucio Cabañas Barrientos lanzaba arengas contra el Gobierno.


Leer más...

jueves, 23 de octubre de 2014

La lucha armada en México


La clandestinidad del profesor Lucio Cabañas y su paso de la lucha social a la lucha armada, mediante la organización del Partido de los Pobres y la Brigada Campesina de Ajusticiamiento, es paralela a las actividades de Genaro Vázquez, también maestro normalista  y fundador de la Asociación Civil Guerrerense (ACG) y la Asociación Cívica Nacional Revolucionaria (ACNR).
Ambos son víctimas de la represión por su participación en la lucha social y política, ambos son, perseguidos y apresados por el Gobierno, ambos tomaron la ruta de las armas y ambos fueron sacrificados por elementos policiacos y militares.
Profesores y guerrilleros
Genaro Vázquez Rojas, nace en San Luís Acatlán (Guerrero) el 10 de junio de 1933. En 1950, se titula de maestro en la Escuela nacional.
Lucio Cabañas Barrientos, nace en Atoyac, el 15 de mayo de 1939, ingresa en la Escuela Rural de maestros de Ayotzinapan, donde ingresa a las juventudes del Partido Comunista.
Motivos de la lucha armada
Lucio Cabañas toma las armas tras la masacre de Atoyac, el 18 de mayo de 1967, huye como profesor y regresa como guerrillero organizando el Partido de los Pobres y su brazo armado la Brigada Campesina de Ajusticiamiento. Genaro Vázquez, funda la Asociación Cívica Nacional Revolucionaria (ACNR), luego de ser rescatado de la cárcel de Iguala, por un comando armado de diez personas el 23 de abril de 1968.
El ejército incrementa la represión
A partir de entonces las autoridades incrementan la represión, el 14 de noviembre de 1968 se realiza una batida en contra de Lucio Cabañas y Genaro Vázquez, pasando del hostigamiento en contra de líderes, a la acción directa, la detención, la tortura y desapariciones forzadas que deja en la orfandad a cientos de niños del país, principalmente de Guerrero.
El ejército mexicano lleva a cabo acciones deleznables contra todo lo que olía a subversión. El 17 de julio es detenido Jesús Olivera Callejas y tres compañeros más, los mantienen tirados y amarrados con cables en la comisaría, cuando Sofía Cortés, esposa de Jesús Olivera, se presenta a llevarle un sarape, es violada frente al marido por capitán y un subteniente.
Lucio Cabañas y Genaro Vázquez jamás coincidieron ideológicamente, incluso existían entre ellos diferencias irreconciliables que los llevó a emprender por separado las acciones armadas.
El primer secuestro de México y ejecuciones
El 20 de julio la Brigada Campesina realiza el primer secuestro que hubo en México, no existían antecedentes en toda la República, secuestran a un rico ganadero de San Jerónimo, Juan Gallardo Vega, por cuyo rescate pidieron $200,000 pesos, pero aceptaron $100,000, con parte de ese dinero se dio $3,000 pesos a cada integrante de los 15 miembros de la brigada, para que pagaran deudas, compraran ropa y dieran a la familia, pero como nunca habían tenido tanto dinero, se emborracharon, se lo acabaron y nunca más volvieron a la lucha.
Se extiende el Partido de los Pobres a otros estados de la República como:
  • Veracruz,
  • Aguascalientes,
  • Chihuahua,
  • Oaxaca,
  • Chiapas,
  • Sonora,
Otros secuestros y asesinatos
El 29 de diciembre de 1970, Genaro Vázquez realiza su primer secuestro, la víctima es Donaciano Luna Radilla, representante general del Banco del Sur, es liberado cuatro meses después, tras pagar $500,000 pesos de rescate, secuestra y asesina a Agustín Bautista Cabrera; regresa a la ciudad de México, donde planea varías “expropiaciones”, sus planes consistían en secuestrar ricos y realizar asaltos bancarios que eran considerados como “expropiaciones”. A las ejecuciones, seleccionadas con diversos criterios se les denominaba “ajusticiamiento a enemigos del pueblo”.
El 20 de noviembre de 1971, Genaro secuestra al entonces rector de la Universidad de Guerrero Jaime Castrejón Diez, a la postre empresario refresquero; se negocia la liberación de nueve personas y a todos los campesinos detenidos que padecen cárcel e incomunicación en distintos cuarteles del ejército; se entrega el rescate y un avión militar traslada a los presos canjeados a la Habana, Cuba. Castrejón Díez es liberado el primero de diciembre de 1971
Muerte de Genaro Vázquez
Genaro regresa a la sierra de Guerrero por México, dando vueltas a la sierra michoacana, manejaba el automóvil Salvador Flores Bello, a la una y media de la mañana del 2 de febrero de 1972, ocurrió el accidente en el kilómetro 226,7 de la carretera 15 México Nogales. Cerca de Bajumbaro Michoacán, el automóvil se estrella contra el alero de un puente. Oficialmente, las autoridades dicen que Genaro muere de fractura de cráneo, 20 minutos después de llegar al hospital de la Cruz Roja en Morelia.
Sin embargo, las crónicas dicen que Genaro fue capturado vivo, el secretario de la defensa Hermenegildo Cuenca Díaz informa a Echeverría, presidente de la República que habían detenido a Genaro Vázquez y que estaba herido, el presidente ordenó escuetamente que entregaran el cuerpo.

Leer más...

miércoles, 15 de octubre de 2014

Segunda parte del caso, normalistas de ayotzinapa



Después de la muerte de 6 personas, tres estudiantes normalistas, entre ellas, y la desaparición de 43 estudiantes; el  presidente municipal de Iguala, José Luís Velázquez y su esposa María de los Ángeles Pineda se dieron a la fuga,  y fueron detenidos  26 agentes  y 8 civiles que participaron en el artero ataque armado.
Declaraciones de los propios estudiantes y testigos presenciales de los hechos, manifiestan haber visto a policías detener  a los estudiantes y subirlos a las patrullas, llevándoselos con rumbo desconocido, dicen de propia voz, que no se llevaron más normalistas, porque ya no cabían  en las patrullas.
Las indagatorias de las autoridades y declaraciones de los detenidos, conducen a las primeras 5 fosas, donde fueron encontrados 28 cuerpos, calcinados, todos ellos irreconocibles. Se infiere, por lo dicho por la propia autoridad,  que los detenidos fueron interrogados, presionados para que hablaran, y dieran la ubicación del lugar  donde se encontraban los estudiantes; los policías dijeron que los entregaron a integrantes del cartel “Guerreros Unidos”, quienes presuntamente los ultimaron, ellos mismos los condujeron a las fosas,  donde se encontraron los 28 cadáveres irreconocibles.
Para determinar la identidad de los 28 cuerpos encontrados en las cinco fosas,  vinieron peritos en genética de Argentina, que colaboraron con la Procuraduría General de la República. Padres de familia de los desaparecidos aportaron muestras de A D N.

Se esperaron varios días de incertidumbre y protestas violentas que subieron de intensidad, hasta llegar a la quema del Palacio Municipal de Chilpancingo.
El 14  de  octubre, para sorpresa de todos, menos para el gobernador del estado, Ángel Aguirre Rivero, El procurador Murillo Karam, pronunciándose ante los medios de comunicación  declara que los 28 cuerpos de las fosas, no corresponden a los estudiantes. En días pasados el gobernador de Guerrero, había dicho, que mantenía las esperanzas de encontrar vivo a los normalistas, contaba con  informes precisos de  que los cuerpos encontrados tenían mucho tiempo de enterrados. ¡No son de los estudiantes!, entonces, ¿Quiénes  son?, seguramente como todos, tenían padre, madre, hijos o esposas; no por, no ser estudiantes, deja de ser una tragedia su desaparición y posterior muerte violenta.
Aquí nos detenemos en el hecho, de que las 5 fosas fueron señaladas inicialmente por los propios detenidos, como el   lugar, adonde se llevaron a los estudiantes para ultimarlos; se encontraron cuerpos, que no pertenecían a los estudiantes. Fácilmente podemos deducir, que los detenidos, intentando escapar a la tortura física, aceptaron haber ultimado a los estudiantes y guiaron  a las autoridades, a un lugar, dónde sabían que encontrarían restos humanos; hallazgo que les dio un respiro a todos,  a las autoridades y  a los delincuentes. Como si los muertos encontrados, no fuera en sí, una tragedia dolorosa.
La aterradora incógnita que se presenta en Guerrero, es el paradero de los jóvenes, ¿dónde están?, ¿qué pasó con ellos?, grupos  numerosos de voluntarios han participado en su búsqueda sin poder  encontrarlos.
Se encuentran nuevas fosas, esta vez, quienes las localizan  son campesinos que se han sumado a la búsqueda, van a los lugares que la misma gente de la región ha señalado como lugares de mucha actividad, recurrentemente han escuchado gritos de dolor y auxilio. Pronto encuentran ropa ensangrentada que los guia al lugar donde hay restos humanos; huesos, cráneos y mandíbulas de cristianos asesinados  y enterrados como animales. También son  restos humanos  que tienen mucho tiempo; al parecer en la región, nadie sabía nada de nada, y todos vivían en paz con sus panteones particulares. Los campesinos dieron aviso a las autoridades del macabro hallazgo.
En un nuevo operativo, realizado el lunes 13 de octubre, las fuerzas federales, detienen al alcalde priista de Cocula, César Peñalosa Santana, señalado por nexos con el narcotráfico, es importante decir, que este alcalde ya había sobrevivido a un atentado,  también son detenidos 14 de sus policías, presuntamente, participaron en la desaparición de los normalistas.
Esta historia de terror apenas comienza, las fosas clandestinas se encuentran por doquier; los estudiantes siguen desaparecidos, no hay pista de su paradero, los padres de familia mueren de la desesperación, la furia e impotencia los consume. Las autoridades, perplejas, nada sabían, nada  saben y, como en México,  nunca se investiga, cuando tienen necesidad de hacerlo, muestran torpeza y cometen errores. No basta la buena intención ni las declaraciones de Enrique Peña Nieto para aclarar lo ocurrido y dar con el paradero de los jóvenes perdidos, se necesita mucho más que la soberbia de Murillo Karam y la ineptitud de la policía.

Si te interesa la primera parte del caso


Leer más...

miércoles, 8 de octubre de 2014

Porqué levantaron a los estudiantes normalista de Ayotzinapa

El 26 de septiembre del año en curso, alrededor de 100 estudiantes normalistas de la  normal rural Raúl Isidro Burgos de  Ayotzinapa, intentaron llegar a la Plaza de las Tres Garantías,  ubicada en el  zócalo de la ciudad de Iguala, lugar donde a las seis de la tarde, María de los Ángeles Pineda Villa  rendiría su segundo informe de labores como presidenta del DIF  municipal.  Pineda Villa, ordena a su jefe de seguridad, comunicarse con el director de seguridad pública municipal, Felipe Flores Velázquez,  diciéndole que no debía permitir  que los normalistas llegaran al lugar del informe,  y que  implementara un operativo que detuviera su avance y los replegara.
Ante las instrucciones, el jefe policiaco solicita decenas de policías municipales, con la instrucción de detener su avance; los normalistas  se enfrentan a la policía y, al ser  replegados se dirigen a la central de autobuses donde toman tres autobuses para regresar a Ayotzinapa.

La caravana de tres autobuses, una urvan y un chevi, marchaba sobre la avenida Juan N Álvarez rumbo a  la carretera federal que comunica con Chilpancingo, les marcaron el alto,  y al no detenerse, los policías municipales, dispararon contra las unidades. Al parecer recibieron órdenes directas, del presidente municipal  de Iguala, José Luis Abarca de  escarmentarlos,  los policías municipales detuvieron decenas de estudiantes y se los llevaron con rumbo desconocido. En este primer ataque directo se reportaron cinco heridos, un estudiante herido en la cabeza que murió en el transcurso de la noche, otro estudiante fue encontrado más tarde asesinado de manera horrenda,  lo torturaron, le sacaron los ojos y lo desollaron del rostro; este muchacho, recién acababa de ser padre y respondía al nombre de Julio Cesar Fuentes Mondragón.

Más tarde, en la madrugada del sábado, policías, apoyados por civiles armados, interceptaron el autobús, donde viajaba el equipo de tercera división, los Avispones de Chilpancingo, venían de Iguala, después de haber ganado al equipo local; se supone, que confundieron el autobús, con el de los normalistas, impactando en el vehículo más de 400 disparos. En el ataque, que duró 20 minutos, murió el chofer del autobús,  y un jugador de tan solo 15 años, de nombre David García. Sin entender la razón del ataque, gritaban a los agresores que en el autobús viajaban niños; los atacantes intentaron ingresar en el autobús sin lograrlo, de haberlo hecho, de haber ingresado al camión los criminales, la tragedia hubiera sido mucho mayor,  al morir el conductor, se salió de la carretea, deteniéndose en un bordo; tras permanecer  tirados en el piso por largo tiempo, decidieron salir por la ventana; una mujer que viajaba en un taxi,    también murió en el lugar.
A estas altura la tragedia era de gran magnitud, pero vendría lo peor, había 43 estudiantes desaparecidos,  testigos presenciales  dijeron que los policías se los llevó en las patrullas.

Durante días   se les buscó en las colonias donde se sabía que el crimen organizado tenía casas de seguridad, soldados, voluntarios y familiares participaban en la búsqueda.

Ante la gravedad de los hechos, se detuvieron a 22 policías que revelaron haber detenido a 17 estudiantes, llevándolos a la parte alta de un cerro donde fueron ejecutados por orden del Chucky, cabecilla del grupo criminal, Guerreros Unidos. Al trasladarse al lugar indicado, autoridades y peritos, encontraron 6 fosas comunes con 28 cuerpos. Los cuerpos  se encontraban calcinados, e irreconocibles. Se les había apilado sobre ramas y maderas, rociado gasolina y prendido fuego, la escena debió ser dantesca. Pero estas bestias insensibles, difícilmente tienen cerebro y sentimientos.

El alcalde de Iguala, José Luis Abarca, ante la tardía reacción de las autoridades del Estado, huyó, junto con su esposa; de quien ahora se sabe, ambos, mantenían cercana relación con el grupo criminal de los extintos Beltrán Leyva. Para llegar a candidato y posteriormente a presidente, había sobornado a perredistas.
Ahora sólo resta esperar, el veredicto de los peritos, que confirmen, mediante pruebas de A D N, la identidad de los cadáveres encontrados en las fosas comunes.

Mediante una manta, el grupo delictivo, “Guerreros Unidos”, manifiesta que la guerra ya empezó,  y emplaza a las autoridades a liberar a los 22 policías, o empezaría a revelar nombres de funcionarios  que los apoyan en sus actividades ilícitas. 
Leer más...

martes, 10 de septiembre de 2013

Crítica de la veleidad humana


Aristófanes creó la comedia griega, género al que dio un contenido polémico y una función de sátira social. En Los pájaros ridiculiza las fatuas esperanzas que Atenas tenía en la expedición a Sicilia.
Fragmento de Los pájaros.

De Aristófanes.
Alzad, los que ciegos vivís en tinieblas,
vosotros, mortales, silvática fronda,
ralea impotente, figuras de limo;
sin nervio, cual sombras flotantes,
¡oh efímeras moscas, de vuelo incapaces,
de lágrimas hijos, visiones del sueño!
Prestad atención á nosotras, que somos
hechura inmortal, de vida sin fin;
á nosotras, que somos eternas,
etéreas, á quien la vejez no marchita,
que sólo meditan lo que no perece.
Atentos oid lo que son las olímpicas cosas:
del ave el nacer y del dios el nacer.
Y el río y la noche y el caos.
Y luego os permito que á Pródico deis á los
diablos…
Sólo eran el caos, la noche, al principio,
y el orco y los páramos eran del tártaro;
ni el orbe, ni el cielo ni el aire existían.
Empero, en la sima del érebo vasta
á luz dió, del viento fecunda,
la noche alinegra el huevo primero,
del cual en el curso del tiempo brotara
el ávido amor, luminoso en sus alas doradas,
veloz, cual girante tormenta.
Y al caos alígero unido en la noche tartárea
profunda, el linaje incubó de las aves
y alzólo del nido á la lumbre del día.
Aún no alentara la estirpe divina,
mezclólo amor todo: y nacieron los cielos;
mezclólo: y nacieron las aguas, la tierra,
y fué la prosapia feliz inmortal de los dioses.
Á todos los númenes lejos, muy lejos
así nuestra vida supera.
Y que amor la existencia nos diera,
mirad, es muy claro: cual él, volitamos las
locas,
y donde hay amantes, faltamos jamás.
Fuente: Jünemann, Guillermo. Antología universal. Friburgo: Herder, 1910.



Leer más...

Crítica de la razón pura


Crítica de la razón pura, principal obra escrita por el filósofo alemán Immanuel Kant. Fue publicada en 1781 en alemán (título original: Kritik der reinen Vernunft) y fue reeditada (con alguna revisión) en 1787.
2
OBJETIVO DE LA OBRA
Según el propio Kant, el propósito de esta obra era que la filosofía experimentara su propia “revolución copernicana”. Cuestionar la razón como facultad de conocer y tomar conciencia de las limitaciones de la propia filosofía, en tanto que la metafísica quiere acceder a la condición de ciencia, es el propósito que Kant abordó en Crítica de la razón pura. Hasta entonces, en efecto, la metafísica oscilaba entre el empirismo (que no concebía ningún conocimiento fuera de la experiencia) y el racionalismo (que planteaba su objeto en lo absoluto). Kant intentaba eludir esta alternativa, demostrando que si, según David Hume, todo conocimiento supone la dimensión experimental del objeto, ésta implica también una disponibilidad innata en el sujeto. Y, de hecho, Kant se pregunta si es posible hacer de la metafísica una ciencia a semejanza de las matemáticas (donde son probadas demostraciones irrefutables) o de la física (que obtiene leyes que las experiencias confirman). Al examinar dichas ciencias, se observa que en el origen de su progresión se encuentran las proposiciones (o juicios) sintéticas a priori, en virtud de las que la razón presupone sus objetos, incluso en ausencia de éstos: “¿Cómo pueden nacer en nosotros proposiciones que no nos ha enseñado ninguna experiencia?”. Ahora bien, si las proposiciones sintéticas son necesarias para las ciencias teóricas, la condición científica de la metafísica depende necesariamente de ellas; se trataría, en efecto, de definir su propio ámbito de investigación. Si éste se caracteriza, pues, por su aprioridad (trascendental) por oposición a la aposterioridad (experimental) de la física, es entonces la facultad de conocer la llamada a comparecer ante su propio tribunal: el instrumento de esta comparecencia es la Crítica, encargada de determinar los límites intrínsecos del “conocimiento de la razón en sí misma” y de trazar “el campo de su correcto uso (...) con una certeza geométrica”.
3
LA INTUICIÓN: EL ESPACIO Y EL TIEMPO
La Crítica de la razón pura comienza, pues, con una teoría de la sensibilidad intuitiva llamada estética trascendental. ¿En qué condiciones accede el ser humano a los datos empíricos? Se observa en este caso que el doble sentido, externo (el espacio) e interno (el tiempo) no supone una representación discursiva o a posteriori; en cambio, hace posible todas nuestras representaciones espaciales o temporales, empíricas o abstractas. De ello se deduce que “todas las cosas que intuimos en el espacio o en el tiempo (...) no son más que fenómenos, es decir, puras representaciones”. Puesto que las formas a priori de la sensibilidad, que son el espacio y el tiempo, están en el origen de nuestras percepciones como nuestras concepciones, estas representaciones, para ser sensibles, implican una idealidad que les da una pureza, es decir, su cualidad trascendental. No son ni propiedades de las cosas de las que tendríamos una percepción previamente confusa (que el conocimiento dilucida a posteriori), ni conceptos formados por abstracción: son intuiciones puras que, por el contrario, fundamentan a la vez construcciones de conceptos (por ejemplo matemáticos) y su verificación o aplicación en física. En resumen, hay un conocimiento (formal o sine qua non) que precede a toda impresión empírica como todo conocimiento objetivo. Por ello, el fenómeno no es ni la percepción inmediata de un objeto, ni su concepción a posteriori. En consecuencia, en el proceso cognoscitivo son los objetos los que se determinan en el sujeto y no al contrario, puesto que el sentimiento del tiempo y del espacio, a la vez receptivo (empírico) y susceptivo (trascendental), como facultad en principio estética, precede a toda verificación, empírica o científica.
4
LAS CATEGORÍAS
De estas formas a priori u originarias y subjetivas, se puede proceder a la doble deducción trascendental de las formas a priori del entendimiento, llamadas categorías. Este es el cometido de la analítica de los conceptos, que se pregunta acerca de la posibilidad de los juicios. La facultad de juzgar (el entendimiento) subsume lo diverso representado en la intuición gracias a los conceptos puros o a priori, es decir, funciones que permiten sintetizar los datos sensibles o unificarlos en objetos susceptibles de ser conocidos. A partir de su conceptualización, Kant enumera una serie de categorías donde los juicios son clasificados según la cantidad (juicios universales, particulares o singulares), la cualidad (juicios afirmativos, negativos o infinitos), la relación (juicios categóricos, hipotéticos o disyuntivos) y la modalidad (juicios problemáticos, asertóricos o apodícticos); estas formas lógicas dependen respectivamente de las siguientes categorías: unidad, pluralidad, totalidad (relativas a la cantidad); realidad, negación, limitación (relativas a la cualidad); sustancia-y-accidente, causa-y-efecto, reciprocidad (relativas a la relación); y posibilidad, existencia y necesidad (relativas a la modalidad). Por otro lado, toda experiencia supone “la unidad sintética de lo diverso en la apercepción”, o sea, un orden que las categorías garantizan: ese es el objeto de la segunda deducción trascendental. Ahora bien, esta unidad no es otra que el sujeto del cogito. Éste no se plantea unilateralmente: si el sujeto cartesiano es reflexivo, el kantiano es igualmente transitivo. Ni intuición, ni concepto, la unidad del “yo” es, además, la posibilidad o el poder originario de la consciencia de oponerse a un objetivo cualquiera antes de experimentar los objetos tal como son. Esta predisposición a anticiparlos es llamada apercepción trascendental. Además de las intuiciones, el sujeto conocedor dispone, pues, de los conceptos como herramientas de unión entre aquéllas y las categorías: por tanto, conocer no es más que aplicar el concepto (a priori vacío) en la materia de la intuición (a priori ciega).
5
EL ENTENDIMIENTO Y LOS CONCEPTOS
Tras haber delimitado el campo pasivo de la receptividad, queda pues averiguar los recursos activos de que dispone el entendimiento. O lo que es lo mismo, analizar cuáles son las condiciones que todo conocimiento objetivo requiere. Esta cuestión implica estudiar las reglas a las que el entendimiento debe someterse para usar conceptos acertadamente. Sin embargo, la facultad de juzgar es esa instancia de jurisdicción, es decir de subsunción de los datos (empíricos) a los conceptos generales (entendimiento), como trata de demostrar la Analítica de los principios. Por un lado, los datos sensibles, y por otro, el concepto puro del entendimiento: se pasará de un término al otro de esta polarización del campo delimitado por la estética trascendental, gracias al término medio que es el esquema trascendental: “esta representación intermediaria ha de ser pura (sin ningún elemento empírico), y sin embargo es necesario que sea, por un lado intelectual y, por el otro, sensible” escribía Kant. El esquematismo es la transposición sensible (pero no empírica) de los conceptos (no determinados) que originariamente se efectúa en la imaginación. Así, el concepto de “perro”, antes de ser la experiencia actual del susodicho animal o la enumeración de sus caracteres propios, significa primeramente “una regla según la cual mi imaginación puede experimentar, en general, la figura de un cuadrúpedo”; en resumen, es una imagen (un esquema) al que el concepto se refiere inmediatamente: ésta no es ni reducible al contenido concreto de una intuición, ni a la pura y simple reproducción mental de un objeto cualquiera. Esta (pre) visión, anterior a toda experiencia, tiene por origen, según Kant, el tiempo, como “imagen pura (...) de todos los sentidos en general”.
Sigue así un sistema de principios que establece que las condiciones de la experiencia son igualmente las condiciones a priori de los objetos (físicos) de la experiencia; se articula como sigue: 1) los axiomas de la intuición, en virtud de los cuales todo fenómeno comporta una magnitud espacio-temporal extensiva; 2) según la intención, las anticipaciones de la percepción suponen obligatoriamente “un grado de influencia sobre los sentidos” o contenido material de toda percepción futura; 3) analogías de la experiencia, que regulan las uniones entre los fenómenos, ya que todo fenómeno es, según la permanencia, la sucesión o la simultaneidad, relativa al tiempo; esta relatividad supone el principio de la sustancia que hace posible la diferencia entre sucesión y simultaneidad; además, si el principio de causalidad explica la sucesión, entonces la reciprocidad (o reversibilidad de la causa y del efecto) implica la simultaneidad; 4) por último, los postulados del pensamiento empírico en general, que son lo posible (satisfaciendo a las “condiciones formales de la experiencia”), lo real (satisfaciendo a las “condiciones materiales” de la experiencia) y lo necesario (satisfaciendo a las “condiciones generales de la experiencia”). Para aumentar la modalidad, se observa que estos postulados no intervienen más que indirectamente en la constitución de un objeto de conocimiento: relacionan los objetos dados a nuestras facultades. Estos principios que fundamentan la experiencia de un objeto, concluye Kant, son las leyes universales de la naturaleza. Acotan el campo de la experiencia posible, fuera del cual ningún conocimiento objetivo es posible, ya que excede nuestro poder cognoscitivo. El entendimiento no se ocupa, pues, más que de los fenómenos, sean las cosas tal como nos parecen y no tal como son. Fuera de la esfera fenomenal las cosas residen en sí, inaccesibles de hecho a la experiencia. Por este motivo los poderes de la propia razón están limitados, porque “nuestro conocimiento proviene de dos fuentes fundamentales (...): la receptividad de las impresiones y la espontaneidad de los conceptos”.
6
LAS ILUSIONES DE LA RAZÓN
La dialéctica trascendental extrae así las consecuencias que se pretendían investigar. La razón, constata Kant, aunque condicionada, no puede evitar razonar o especular sobre una última condición que daría razón, por así decirlo, de su condición, proyectándose espontáneamente en el mundo de las ideas suprasensibles. Este paso al límite, que excede el campo definido por la estética, así como los poderes del entendimiento, es una ilusión natural propia de la razón misma. De ahí el título de ilusiones trascendentales que Kant da a las ideas, por oposición a los conceptos. Sobreestimadas en su valor y en el papel que se pretende que desempeñen, así le aparecen las ideas del alma (fruto en psicología de paralogismos), del mundo (fruto en cosmología de antinomias) y de Dios (fruto en teología del ideal de la razón); en cuanto a esto, las ideas no tienen más que una “apariencia dialéctica”, porque suponen un objeto sin predicado, una totalidad sin partes y una causa sin efecto. O, dicho de otro modo, datos de los que no se puede tener ninguna experiencia concreta. Ahora bien, estas ideas trascendentes salen en realidad, y respectivamente, de la inmanencia de una triple “unidad absoluta”: las del “sujeto pensante”, de la “serie de condiciones del fenómeno” y de la “condición de todos los objetos del pensamiento en general”. Se puede, ciertamente, probar la existencia de Dios, argumentando pruebas ontológicamente (ideas), cosmológicamente (ser supremo) o físico-teológicamente (fin de fines) determinadas; pero supone descender del orden nounomenal (el de las cosas en sí) al orden fenomenal (el de los objetos posibles). En prueba de lo cual, toda objeción equivaldría a una demostración, y viceversa. La metafísica no puede pues dar lugar a un saber objetivo más que limitándose al uso prescrito por los objetos posibles de la experiencia. No obstante, concluye Kant, estas conjeturas no son sin embargo más que la expresión de un noble ideal.
7
LA ABROGACIÓN DEL SABER
Por último, resta prevenir acerca de los usos abusivos de la razón determinando las “condiciones formales de un sistema completo de la razón pura” en una teoría trascendental del método. Ello implica una disciplina y un canon. Respectivamente, el ser humano debe abstenerse de imitar, en filosofía, el método matemático que desemboca en el dogmatismo, que induce a la polémica y al escepticismo metódico también cuestionados. Que se proceda por hipótesis o que se administren pruebas, la crítica pide que se les remita siempre al campo de la razón, a una moral que supone tres postulados: la libertad de la voluntad, la inmortalidad del alma y la existencia de Dios. Es así como, escribe Kant, “todo interés de mi razón (especulativa como práctica) está contenida en estas tres preguntas: ¿qué puedo saber? ¿qué debo hacer? ¿qué me está permitido esperar?” Estas preguntas, a las que la Crítica de la razón pura no responde más que a través de hipótesis decisivas, abren desde este momento el campo a una investigación respecto a la credibilidad de la razón: “he tenido que abrogar el saber para hacer un sitio a la fe” concluye Kant, antes de empezar la Crítica de la razón práctica (1788), que anuncia esta profesión de fe.
Éste es el resultado de la amplia investigación crítica emprendida por Kant con respecto a la metafísica, con el doble título de “disposición natural” y de “ciencia”. En el fondo, se trataba nada menos que de descubrir, “bajo la mirada crítica de una razón más elevada que ella, el punto de error de la propia razón”. La razón, en efecto, tiene pasiones que la dogmática ignora. Así es como Kant elaboró como crítica una metafísica de la metafísica, según la cual la razón no podría dar razón de sí misma, más que con la condición de permanecer en todo momento susceptible de fijar sus condiciones, sus objetos y sus límites intrínsecos.



Leer más...

Entradas populares